domingo, 4 de abril de 2010

FÁBULA "LA ESCUELA DE LOS ANIMALES"


Una vez, los animales decidieron que tenían que hacer algo heroico para solucionar los problemas de un«nuevo mundo», de modo que organizaron una escuela. Adoptaron un currículo de actividades consistente en correr, trepar, nadar y volar. Para facilitar la administración todos los animales cursaban todas las materias.
El pato era excelente en natación, mejor incluso que su instructor, y obtuvo muy buenas notas en vuelo, pero pobres en carrera. Con el objeto de mejorar en este aspecto tenía que quedarse a practicar después de clase, e incluso abandonó la natación. Esto duró hasta que se le lastimaron sus patas de palmípedo y se convirtió en un nadador mediano. Pero el promedio era aceptable en la escuela, de modo que nadie se preocupó, salvo el pato.

El conejo empezó a la cabeza de la clase en carrera; sin embargo, tuvo un colapso nervioso como consecuencia del tiempo que debía dedicar a la práctica de la natación.
La ardilla trepaba muy bien hasta que comenzó a sentirse frustrada en la clase de vuelo, en la que el maestro le hacía partir del suelo en lugar de permitirle bajar desde la copa del árbol. También sufrió muchos calambres como consecuencia del excesivo esfuerzo, y le pusieron apenas un suficiente en trepar y un «insuficiente» en correr.
El águila era una alumna problemática y fue severamente castigada. En la clase de trepar llegaba a la cima del árbol antes que todos los otros, pero insistía en hacerlo a su modo.
Al final del año, una anguila anormal que nadaba muy bien y también corría, trepaba y volaba un poco, tenía el promedio más alto y le correspondió pronunciar el discurso de despedida.
Los perros de la pradera quedaron fuera de la escuela y cuestionaron por qué la administración no incluyó en el currículo las materias de cavar y construir madrigueras. Pusieron a sus cachorros a aprender con el tejón, y más tarde se unieron a marmotas y topos para inaugurar una escuela privada de gran éxito.


R. H. Reeves

22 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Con esta fábula he entendido sin ningún tipo de explicación como tendría que ser la educación desde un punto de vista realista y práctico. Primero hay que saber cuales son las cualidades y los intereses de los alumnos y desarrollarlas para llegar al fin y al cabo a los mismos objetivos de formación.El curriculo se tiene que adaptar al alumno y no al revés. El águila llega volando y la ardilla trepando. Muy ilustrativo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Por qué la escuela es tan uniforme? Leyendo esta fábula y reflexionando sobre las propuestas pedagógicas de la escuela inclusiva llego a la conclusión de que la escuela es una institución muy difícil de mover, muy lenta en su evolución y con un afán de poner el mismo traje a todos que la hace caer en parte de su fracaso.

    ResponderEliminar
  4. Es una fábula que refleja a la perfección que no existen dos alumnos iguales y que por lo tanto es necesario tener en cuenta las necesidades e intereses de cada uno de ellos y actuar a partir de ellas

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola a todos! La historia me ha encantado, además de contener un gran valor ilustrativo. Creo que es un fácil reflejo para hacernos reflexionar sobre la escuela que tenemos y la que queremos o pretendemos llegar a conseguir algún día, pienso que si alguién es bueno en algo debemos potenciarlo y aprovecharnos de ello, y no ponerle trabas en el camino para que se convierta en alguién mediocre que domine de puntillas varias materias, cuando podría ser el número uno en otra determinada, no quiero decir con esto que no se necesite una formación general de todas las materias que se trabajan en el cole, pero sí que potenciemos aquellas que nuestros alumnos de manera individualizada tengan más desarrolladas o por las que presten más atención. Cuando una persona visita al médico porque se encuentra mal, lo único que quiere es que le cure cuanto antes, a nadie le interesa si hace deporte o si sabe cocinar...
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Estoy con Ángeles, si bien es cierto que se observan algunas prácticas inclusivas "individuales", el cambio conlleva una nueva actitud y aptitud que debe llevarse a cabo en todos los agentes implicados en el proceso de enseñanza - aprendizaje (estamentos, administraciones, profesorado, sociedad, familia,...).
    La fábula no podía ser más representativa. El currículo es abierto y flexible ¿qué uso se hace de él?, ¿realmente se adapta?.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Hay que favorecer la atención individualizada, para desarrollar las potencialidades de cada sujeto. Debemos admitir que todos no podemos ser excelentes en todas las capacidades y habilidades. Esta fábula puede parecernos una exageración pero no lo es, esas situaciones se repiten en la escuela incansablemente, sin darnos cuenta que las metas se pueden conseguir de muy diversas maneras, rompiendo con el miedo a desviarse de los caminos trazados como correctos, puesto que cada persona es diferente, hay que procurar que una educación general, básica o primaria no vaya en perjuicio de aquello en lo que nuestros alumnos pueden destacar casi de forma innata y aquello por lo que muestran interés.

    ResponderEliminar
  9. Esta fábula refleja la necesidad de responder a la diversidad, atendiendo a esos principios tan importantes como son el principio de individualización y el de inclusión. Efectivamente, puesto que no todos somos iguales, la enseñanza ha de adaptarse a esa diversidad que tanto nos enriquece el aula. Sin embargo, sí es verdad que este proceso requiere de un cambio de actitudes por parte de todos los agentes educativos y un fuerte apoyo de la administración.
    Sinceramente, creo que vamos por el camino adecuado, entre otras, porque como puedo comprobar con vuestros comentarios, la actitud y predisposición hacia el cambio, de los actuales y/o futuros profesionales de la educación, es una realidad que cada vez se hace más patente y que refleja la necesidad de este cambio en la escuela, para conseguir una escuela más inclusiva que exclusiva y que responda a las necesidades educativas de todos/as nuestros/as alumnos/as
    ¡Gracias por vuestros comentarios que tanto aportan a este blog!

    ResponderEliminar
  10. La escuela es un lugar donde confluyen tantas y tan variadas personalidades, y eso se refleja claramente a través de esta fábula, mostrándonos la realidad educativa actual de nuestras aulas, en las cuales hay que dar respuesta a la diversidad del alumnado, adaptándose a las necesidades, limitaciones, ritmos y capacidad de aprendizaje de cada aprendiz, igualmente nos invita a reflexionar sobre las estrategias y las condiciones necesarias para lograr una enseñanza personalizada, que tenga en cuenta las peculiaridades de cada estudiante.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Este cuento refleja muy bien cómo en ocasiones en la vida real buscamos que los niños den unas respuestas que, lógicamente no tienen por que ser las esperadas. Siempre hay cosas que se nos dan mejor que otras. Es por ello, por lo que debemos buscar en nuestro alumnado las potencialidades como forma de refuerzo, sin olvidar los aspectos en los que no son tan buenos. Enseñanza individualizada, está claro, pero con ayuda por parte de la Administración: la disminución de la ratio sería un buen comienzo ;)

    ResponderEliminar
  13. ESTA FÁBULA NOS MUESTRA DE UNA FORMA CLARA LA REALIDAD ESCOLAR. Y ES QUE EN NUESTRAS AULAS HAY ALUMNOS DIFERENTES CON NECESIDADES DIFERENTES QUE NECESITAN SER ATENDIDAS DE UNA MANERA INDIVIDUAL Y PERSONALIZADA PARA PODER ALCANZAR EL DESARROLLO PLENO DEL ALUMNO.PERO, PARA ESTO, SE NECESITA TANTO UNA IMPLICACIÓN POR PARTE DEL CENTRO COMO DE LOS PROFESIONALES.

    ResponderEliminar
  14. Es un claro reflejo de las distintas situaciones que podemos encontrar en el contexto escolar y que cada uno tiene necesidades diferentes y una atención diferente para que se desarrolen con normalidad y no se sientan diferente....la diversidad es riqueza y no un saltro a la exclusión.

    ResponderEliminar
  15. La fábula nos presenta claramente la situación en la que se encuentran los centros escolares, los cuales constituyen un claro recorte en el derecho a una educación equitativa y de calidad para todos los alumnos.
    La respuesta a la diversidad supone la creación de contextos y procesos de aprendizaje comunes, no solo físicamente, sino guiados por un único currículum que se diversifica en su desarrollo práctico.
    En definitiva, debemos evitar la vía fácil (tradicional)de exclusión educativa, ya que lograr una escuela inclusiva requiere de un compromiso y un trabajo por toda la comunidad escolar.

    ResponderEliminar
  16. Federico Pulido Acosta13 de abril de 2010, 16:08

    Creo que esta fábula, es el reflejo de la educación que tenemos en la actualidad. Se trata de una educación en la que no se consigue realmente algo tan importante como es la individualización, y este puede ser uno de los motivos por los que nuestro sistema educativo fracase. Tenemos que entender que ni todos somos iguales, ni nadie es perfecto. Cada uno tiene sus propias características, por lo que es obligación nuestra adaptarnos a esas características y configurar la educación en base a ellas. Lógicamente esto es complejo, sin embargo no es imposible.

    ResponderEliminar
  17. Leyendo esta fábula me ha venido a la cabeza la moraleja que sustraje leyendo un cuento de Jorge Bucay. La moraleja fue que muchas veces estamos tan empeñados en alcanzar grandes metas, en alcanzar la cumbre de nuestros anhelos que olvidamos lo realmente importante, que no es más que todo aquello que nos rodea y sentimos "nuestro" y por lo tanto no lo valoramos o no lo hacemos como deberiamos...

    Con esto quiero decir, que la atención a la diversidad merece profesionales que sepan ver y potenciar las actitudes, capacidades, habilidades, etc de todo el alumnado en general y de las personas más necesitadas en particular, para que cuando los/as miremos a los ojos veamos la luz que emanan por lo que son y no por lo que a nuestro posible juicio no han llegado a ser....

    ResponderEliminar
  18. Patricia Blanes Mercado29 de junio de 2010, 9:42

    Coincido con mis compañeros en que la enseñanza se ha de adaptar al alumnado en función de sus intereses, ritmo de aprendizaje, etc. No todos los alumnos pueden aprender todo ni de la misma forma, pero todos pueden llegar a tener aprendizajes significativos.
    La fábula ilustra muy bien lo que no se debe hacer. En las manos de los profesionales está el adecuar el currículo al alumnado y utilizar métodos de enseñanza individualizados para cada alumno/a.
    Con el esfuerzo de todos se irá consiguiendo.

    ResponderEliminar
  19. Alicia Alejandra Pereyra22 de septiembre de 2011, 17:18

    No es muy dificil darnos cuenta de que esta fábula hace referencia a la educación tradicional, cerrada; dónde lo último que se considera es la diversidad del alumnado, sus necesidades. Algo que aprendi con el transcurso de este tiempo es que la diversidad es hermosa.

    ResponderEliminar
  20. Sonia Bolaños Regalado20 de marzo de 2012, 22:46

    Excelente lectura,lastima que muchos de los colegas en lo único que piensan es cuanto les van a pagar y no ven que colocando un poco de cuidado podremos generar cambios en nuestros estudiantes,dedicarnos al ser ya que hace muchos años los hemos educado en el tener.

    ResponderEliminar
  21. cada persona tiene algo marabilloso para dar de si,pero aunque desta que siempre hay algo que mejorar aunque seamos los mejores

    ResponderEliminar
  22. este cuento se encuentra dentro de un libro que habla sobre la escuela selectiva alguien podría decirme cual es? gracias¡¡

    ResponderEliminar